EL SOFÁ

Anoche, tras otro acalorado intercambio de pensamientos conmigo mismo, volví a dormir en el sofá. Despatarrado, a sus anchas, el vacío ganó nuevamente la discusión y se instaló en mi cama. Durante la noche, para recordarme que seguía allí, el muy cabrón me despertaba y se burlaba de mí.
Ya no sé qué hacer. He intentado todo.

Vi a uno de esos consejeros que supuestamente te ayudan en estas situaciones. Hablé durante horas para quitármelo de encima.

Nada. Aún sigue conmigo, no me deja.

Intenté otras cosas. Primero, pastillas. Pero no logré pararlo y continuaba dándome guerra.

Luego algo más natural, el vino. Pero a riesgo de reemplazar un canalla por otro, tuve que abandonarlo.

Y los días pasan, y las noches transcurren, y yo sigo durmiendo en el sofá. Desterrado de mi propia habitación, de mi propia cama.

A lo mejor es cuestión de tiempo, más aun.
Quizás gane al menos una de las discusiones, un día de estos.
Tal vez levante las sábanas alguna noche y ya no vea,
tu rostro.

 

( de Días y noches de vacío y vino)

Anuncios

Un comentario en “EL SOFÁ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s